Corría el año 1932 cuando Don Luis Orione , sacerdote de Tortona y fundador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia ,

presente actualmente en más de 30 países del mundo, compró Villa Lomellini , elegante demora que se remonta al siglo XVIII. Don Orione pasaba por Montebello de buena gana en sus frecuentes desplazamientos y aquí se detuvo también en su último viaje, el que llevó su féretro de Milán a Tortona, en mayo de 1940. En una de las salas, la del «Capítulo», en agosto de ese mismo año, se llevó a cabo el primer Capítulo General, en el que se eligió a su sucesor.

La casa, fue primero un seminario, después un asilo para los huéspedes del Instituto Santa Caterina de Génova y, en los años siguientes, una floreciente escuela de iniciación profesional en la que centenares de jóvenes han aprendido los oficios de mecánico y de carpintero. Las actividades escolares cesaron en 1984 para dar cabida al noviciado y para acoger a grupos para retiros y ejercicios espirituales. Por último, en los años 90 se emprendió un proyecto de renovación que cambió aún más la fachada del edificio dándole la apariencia actual de Centro de Congresos y Casa de vacaciones