La gran capilla con más de 80 asientos ofrece la oportunidad de orar,

meditación y contemplación, entre lo trascendente y los dones de la creación. La pequeña capilla en la antigua villa del siglo XVIII, con sus mosaicos y frescos, ofrece la posibilidad de rezar en un lugar íntimo y confidencial..